Reforma integral de pisos en Santander

Reforma integral de pisos en Santander

Convertir nuestra vivienda en un hogar confortable, funcional, en el que sentirnos cómodos y que nos represente es el objetivo que perseguimos con una reforma integral.

Y este año con más motivo. La pandemia ha modificado muchos de nuestros hábitos y rutinas. Ahora no solo pasamos más tiempo en casa, sino que las actividades que hacemos en ella también han cambiado.

Así, por ejemplo, hace un año que los hogares se convirtieron en oficinas improvisadas y ahora parece que el teletrabajo es ya una realidad que ha llegado para quedarse.

Esto implica que muchas familias hayan visto la necesidad de redistribuir los espacios para, entre otras cosas, convertir habitaciones en despachos y así lograr una mayor intimidad y concentración.

Y más tiempo en casa también es sinónimo de mayor gasto en los contadores. Ahora muchas de las obras que se plantean tienen que ver con reducir el consumo energético. Así lo corrobora Álvaro Blanco, propietario de Alvier, empresa líder en reformas  integrales en Cantabria.

“En los últimos meses hemos recibido muchas peticiones de cambio de ventanas, y es que los propietarios están preocupados por mejorar el aislamiento térmico y acústico»

En Alvier acaban de terminar la reforma integral de dos pisos en las calles Río de la Pila y Arcoíris de Santander. Dos ejemplos que sirven para ilustrar el tipo de obra que se repite en muchas viviendas.

Manos a la obra: Demolición y desescombro

Este es el primer paso. La demolición de paredes y picado de suelos permite hacer un nuevo reparto de las viviendas para optimizar los espacios y redefinir su uso.

Las opciones son infinitas: abrir la cocina al salón y así ganar amplitud y luminosidad, sacar nuevos cuartos para usar como despacho o suprimir pasillos para ganar metros en las diferentes estancias son algunas de las demandas más extendidas.

Sin embargo, esta primera fase de demolición también es una de las que más preocupa a los vecinos y que más problemas genera en toda obra. Afecta a las zonas comunes del edificio y es importante agilizar los trabajos y cuidar los detalles para molestar lo mínimo.

“En Alvier somos muy conscientes de esto y nos preocupamos por limpiar diariamente las zonas comunes. También trasladamos los residuos a puntos de recogida para su correcto tratamiento”, explica Blanco.

Tabiques y alicatado de cocina y baños

Una vez que está clara la nueva distribución de espacios, la siguiente fase implica levantar tabiques con placas de Pladur@ y garantizar su aislamiento térmico y acústico. Además, tanto las cocinas como los baños se alicatan con los azulejos que eligen los propietarios. ¡Las opciones son infinitas: de los clásicos a los más nuevos!

Puertas y suelos laminados

En los dos pisos de las calles Río de la Pila y Arcoíris de Santander se optó por cambiar algunas de las puertas de cierre tradicional a correderas. ¡Una decisión que siempre es un acierto a la hora de optimizar espacios!

En ambos casos se eligieron, además, puertas de entrada blindadas de seguridad anti okupas y para los suelos un laminado AC5 (uno de los de mayor calidad disponibles en el mercado) resistente a la humedad y los rayones. Su acabado imita a la madera, con lo que se consigue dar un toque más acogedor a la vivienda.

Cambio de ventanas para mejorar el consumo energético

¡Y esta es la obra estrella desde que empezara la pandemia! En los dos pisos se cambiaron todas las ventanas por unas de PVC y doble cristal, lo que garantiza un aislamiento perfecto tanto del frío como del ruido exterior.

Instalación eléctrica, de fontanería y calefacción

Una reforma integral es lo más parecido a estrenar casa. Se conserva el número del portal y el piso, ¡pero casi todo lo demás cambia!

Para la nueva instalación eléctrica se sustituyeron los cuadros generales, los puntos de luz, enchufes, tomas de televisión e internet, pulsadores…e, incluso, en uno de los pisos se optó por instalar persianas eléctricas.

En estas viviendas no fue necesario, pero si se necesitara, en Alvier también gestionan el boletín eléctrico. Todo es todo.

Respecto a la instalación de fontanería y calefacción, la obra de los pisos exigía la colocación de tuberías de polietileno, multicapas, cobre y PVC. También se pusieron radiadores nuevos en toda la casa, pero siguiendo un criterio de eficiencia energética. Para ello se calcula el número de aparatos necesarios en función de la nueva distribución de los espacios, de los metros cuadrados de la vivienda y del aislamiento general de la casa.

En Alvier aseguran un seguimiento e inspección de sus instalaciones para garantizar que todo funciona correctamente. Confiar en una empresa con más de 20 años de experiencia tanto en construcción de obra nueva como en reformas es un valor añadido y una tranquilidad.

Saneamiento de terrazas

En uno de los pisos, la reforma integral también incluía el saneamiento de la terraza de 20 m2. Para ello fue necesario picar el suelo antiguo y colocar uno nuevo regularizando la superficie con mortero de cemento y arena de río.

La impermeabilización se consiguió con un sistema bicapa de tela asfáltica y como revestimiento se eligió un solado de baldosas de gres antideslizante. También se amplió la salida del sumidero de desagüe para garantizar una perfecta evacuación del agua de lluvia. ¡Vivir en Santander tiene estas cosas!

Pintura

Y toda obra termina con un toque de color. Una buena pintura plástica cambia las estancias y marca la diferencia. Desde el blanco, en todas sus tonalidades, que siempre es limpio y luminoso, a colores más intensos que persiguen ambientes acogedores y elegantes.

¡¿Te animas a estrenar casa?!